Quantcast
El Hospital de Torrejón recuerda que el calor y la humedad

El Hospital de Torrejón recuerda que el calor y la humedad mantenida tras los baños facilitan las cistitis en verano

22.06.2021. TORREJÓN DE ARDOZ. Durante el verano, factores ambientales como el calor y los baños en piscinas aumentan el riesgo de infección urinaria debido a que el agua puede alterar la flora defensiva y facilitar, así, la aparición de las cistitis. “El calor favorece la sudoración y disminuye el volumen de diuresis u orina, que es un factor de riesgo para las infecciones”, según explica el doctor Manuel Ramírez, urólogo del Hospital Universitario de Torrejón. Además, añade, “los baños en playas y piscinas condicionan otro claro factor de riesgo, la humedad de forma mantenida en la vagina, que facilita las cistitis debido al enfriamiento y a la falta de transpiración”.

 

El doctor Ramírez explica que la cistitis “indica la presencia de microorganismos en la orina, asociados a sintomatología miccional, por ejemplo, micciones frecuentes durante el día (polaquiuria), dificultad y dolor o escozor al orinar (disuria), sensación persistente de deseo miccional (tenesmo) y a veces sangrado en la orina hematuria (hematuria)”. Recuerda, además, que las infecciones de orina son más frecuentes en las mujeres “porque la uretra es más corta que en los varones y los microorganismos existentes en la flora intestinal colonizan la vagina y pueden ascender a la vejiga”.

 

Para prevenir las infecciones de orina, el especialista del Hospital de Torrejón recomienda beber entre dos y tres litros de agua al día y realizar micciones frecuentes. “Un paciente con infecciones de repetición no deber estar más de 3 horas sin orinar”, asegura el doctor Ramírez. Además, insiste en la importancia de cambiar el bañador mojado por ropa seca, para evitar la humedad prolongada y facilitar la transpiración e intentar utilizar la ropa interior de tejidos naturales. También aconseja, sobre todo para prevenir las infecciones continuadas del tracto urinario consumir extractos de arándano rojo, D-Manosa y Vitamina C, además de probióticos, sobre todo si se han tomado antibióticos de forma recurrente.